fbpx
Scroll to top
  • Villa de Merlo, San Luis

#24M: La historia de un preso político que recuperó la vida en Merlo

Especial Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia / A 45 años del golpe cívico-militar.

Domingo Alberto Montivero estuvo 2004 días preso durante la última dictadura cívico-militar. Es decir, estuvo cerca de cinco años y medio privado de su libertad, entre 1977 y 1982. Sufrió torturas y conoció la oscuridad de la cárcel en Río Cuarto, Córdoba y La Plata.

La muerte lo tuvo al acecho todo ese tiempo, pero sobrevivió y con la vuelta de la democracia pudo recuperar su vida en #Merlo, #SanLuis, donde durante años mantuvo su militancia en el peronismo.

Había nacido en 1949, en una familia condenada por la pobreza. Con un padre ausente, trabajó desde su infancia y ya en su adolescencia abrazó las banderas del justicialismo.

Durante su juventud se integró a uno de los grupos de la denominada tendencia revolucionaria en la década del 70: el Peronismo de Base.

Así terminó en la cárcel, igual que otros miles de perseguidos políticos en Argentina. Al salir en libertad, inició el proceso de reconstrucción de su vida como pudo. En 1984 se casó y luego tuvo dos hijos. 

En esos años que siguieron al gobierno militar, trabajó en una fábrica de Santa Rosa del Conlara, fue directivo en el hospital local y cerró su vida laboral en la cooperativa de agua. También fue autoridad departamental en el PJ y acompañó con su militancia al ex gobernador puntano Adolfo Rodríguez Saá, en sus distintos períodos de gobierno. 

Ahora está divorciado y jubilado. Su ex pareja vive en una casa separada, aunque comparten el mismo terreno. 

Pasaron más de 40 años desde su liberación y todavía reconoce las marcas de un tiempo que no quiere y no puede olvidar.

A menudo cita la frase de una ex presa política, Soledad Edelweiss García, quien sufrió el terror en el centro clandestino de detención La Perla, en Córdoba: “Nunca se va del cuerpo el frío de la cárcel”. 

Es el frío que sintieron miles en una dictadura cívico-militar cuyas secuelas todavía persisten. 

Related posts

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *