Scroll to top

El vínculo entre el ambiente y las enfermedades

Por Miguel Mallea – Dr. en Química – Docente de la UNLC

Existe una estrecha relación entre enfermedades, como el Covid-19, y el estado ambiental que el hombre ha generado con la destrucción de ecosistemas naturales y la pérdida de biodiversidad.

Las enfermedades humanas infecciosas en un 60 % son zoonóticas y solamente un ecosistema sano, en equilibrio, puede por sí mismo regular la aparición de plagas con organismos que amenazan la supervivencia de la especie humana.

 Especies silvestres, como los murciélagos, por ejemplo, son portadores de una gran variedad de agentes patógenos que no representan peligro para ellos, pero si para los seres humanos.  

  En un ecosistema en equilibrio los ciclos de contaminación de estas enfermedades ocurren, como parte de los procesos naturales, involucrando a determinadas especies silvestres, pero no al hombre. 

La pérdida de biodiversidad, que ocurre cuando se modifican los ecosistemas, por la extracción y venta de especies, por la modificación de su hábitat en general, hace que desaparezcan algunas de las especies que hacen de barrera natural entre el ser humano y las especies portadoras de enfermedades. Esta situación favorece el contacto y la infección del ser humano con enfermedades zoonóticas como el Covid-19

Se ha detectado además en el planeta, como efecto de esta pandemia, una modificación sustancial en la calidad de aire y agua que se observa en lugares emblemáticos como Himalaya, el Riachuelo, los canales de Venecia etc. y que están explicados por la disminución de la contaminación de esos lugares.

 Esta contaminación la genera el hombre al volcar en aire, suelo y agua, Residuos Sólidos Urbanos (RSU), Residuos Peligrosos (RRPP), Residuos Patogénicos (RP) y Efluentes Cloacales (EC), en la mayoría de los casos sin tratar o defectuosamente tratados.

Solo la modificación del Medio Ambiente por la contaminación de las aguas provoca que un millón y medio de niños mueran anualmente por enfermedades propagadas por este medio.

En este punto cabe preguntarse como asumimos cada uno de nosotros la responsabilidad frente a esta problemática: en nuestro hogar con los RSU y EC, en nuestro trabajo con RSU, RRPP, y en algunos casos con RP. Todas las Instituciones Nacionales, Provinciales, Municipales, los Centros de Educación e Investigación en cuyos laboratorios se generen RRPP y RP deben tener un Programa de Tratamiento Integral de sus Residuos.

Cuidar el medio ambiente y mejorar nuestra calidad de vida, es responsabilidad de todos.

Related posts

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *