fbpx
Scroll to top

Diseño Multimedia, una experiencia de cátedra

Por Esp. Sandra M. Cadelago, Prof. Adjunta UNLC

 

Transformándonos

Y nos pusimos a trabajar arduamente en la transformación de nuestras aulas. Había que cambiar el escenario. Ya no más a nuestro laboratorio equipado con 18 computadoras, ni a la pizarra digital con la que podemos proyectar y además interactuar. Noveles aulas aprestadas en nuestros hogares, ya sea desde las computadoras de escritorio o el celular, todo era válido, para conectarnos, para comunicarnos, para enseñar, para aprender.

El paisaje de las hermosas sierras de los Comechingones, testigo de las charlas amenas del recreo, ya no se veía a través del ventanal del aula. Estábamos con el paisaje de la incertidumbre y del miedo.

Y fueron pasando los días, la pantalla del dispositivo se convirtió en el nexo del encuentro, a la espera de cada lunes, nuestra cita sincrónica que nos permitió conocernos, saber de anhelos, entendernos en la dificultad, en el día a día del encierro.

La plataforma educativa que nos permite compartir recursos, asignar tareas y realizar evaluaciones era el anclaje, casi tangible, de una memoria escrita de cada paso de un aula abierta. De un aula que habla y que siente.

El desafío ya se había puesto en marcha, sin querer, sin ser esperado, pero sorprendidos en nuestra capacidad de poder afrontarlo. Aunque sucedió en el transcurrir cotidiano, casi sin darnos cuenta.

 

Diseño Multimedia, una cátedra.

El Diseño es una actividad proyectual que se enseña a través de la praxis, la apropiación de los conocimientos se hace en el saber hacer, se construye contenido a partir de la experiencia que cada estudiante hace en el aula, y como docentes somos la guía que las y los ayuda a recorrer ese camino.

La distancia puso un impedimento, negó ese encuentro cara a cara.

En 2019, la cátedra de Diseño Multimedia de la Tecnicatura en Comunicación de las Ciencias transitó en su inauguración una práctica que culminó en un portfolio, evidencia de aprendizaje de los proyectos que cada estudiante de manera individual o grupal realizó en su cursada.

 

¿Qué nos está sucediendo en este 2020?

Partimos de una encuesta inicial en la que se evidenciaron algunas realidades que nos permitió situarnos como docentes en el contexto áulico, saber con qué herramientas contaban las y los estudiantes para afrontar el desafío de cursar a distancia.

Estas cifras nos situaron desde lo cuantitativo, pero existió una evolución que como docentes fuimos abordando, el de entender el proceso de enseñar en contextos de incertidumbre.

Aprendimos que encontrarnos es escucharnos, que enseñar es atender a la consulta fuera del horario de la clase, que una pregunta es la urgencia de alguien que en soledad tiene una dificultad y no la puede resolver.

Aprendimos que dictar una clase es sostener un relato pero que debe convertirse en una historia que merezca ser contada. Ya sabemos que del otro lado hay otro ser humano que tiene angustia, que está encerrado. No podemos ir con narraciones estériles que no le sirven si no hay mañana.

 

¿Qué nos está dejando esta pandemia?

No quiero que haya más pandemias, pero quiero que haya más 2020 como este que atraviesen a la educación. El espacio áulico está de pie, al decir de Elisa Lemos (2020): “las aulas siguen abiertas”(UNLC, párr.19).

Para aquellas y aquellos que se preguntaban por el rol de la tecnología en la educación, en el aquí y ahora vislumbra el aporte de la mediación Tech, que ha venido en auxilio de acortar la distancia, que ha otorgado nuevas formas de mediar el conocimiento, que nos ha puesto como docentes a repensar el aula.

 

Related posts

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *